Forma del libro – Rollo

El libro escrito sobre papiro tenía forma de rollo (volumen) formado por un número variable de hojas de papiro (plagulae). Estas admitían dos columnas (paginae) y se escribían por una sola cara, aquella en que las fibras estaban dispuestas horizontalmente (recto), aunque ocasionalmente algún rollo estuvo escrito por ambas caras (en este caso recibe el nombre de opistógrafo).

Fragmento de un volumen procedente de la Villa de los Papiros (a. 79 d. C.).Herculano. Italia Foto JMFR

Fragmento de un volumen procedente de la Villa de los Papiros (a. 79 d. C.).
Herculano. Italia / Foto JMFR

La primera columna del rollo se llamaba protocollo y la última extacollo. Tanto su longitud como el número de líneas que las constituían era variable, pero cada línea (stichoi) tenía entre 34 y 38 letras, hecho que servía para establecer los honorarios del copista, dado que se contaba el número total de líneas (stichometría) que formaban el volumen.

Las hojas se enrollaban, aunque no siempre, alrededor de una varilla (umbilicus) cuyos extremos se adornaban con unas borlas (cornua) de las que pendía una etiqueta identificadora (titulus o index); el volumen se mantenía cerrado por medio de unas correas (lora) y se guardaba en bolsas de cuero (toga) o en cajas de madera o arcilla (scrinia y capsae).

La disposición del libro en rollo dio lugar a las expresiones plicare (enrollar) y explicare (desenrollar) y de esta surgió el término explicit, que indica el final del manuscrito independientemente de la materia sobre la que esté escrito, aunque también puede servir para indicar el final de una parte extensa de una misma obra, sobre todo cuando se halla dividida en libros o tratados.

Explicit del Libro de la bienaventurada – Incipit De la provicencia de Diosde Alonso de Cartagena.Valladolid, Universidad, Biblioteca de Santa Cruz, ms. 338.Foto JMFR

Explicit del Libro de la bienaventurada – Incipit De la provicencia de Dios
de Alonso de Cartagena.
Valladolid, Universidad, Biblioteca de Santa Cruz, ms. 338 / Foto JMFR

El rollo se asocia generalmente al mundo egipcio, al clásico (helénico y romano) y al hebreo, pero también los encontramos a lo largo de la Edad Media construidos con pergamino en un tipo texto muy específico: las genealogías, que necesitaban un gran espacio continuo para presentar toda la información. Como ejemplos famosos se pueden citar: (a) la Genealogía de Cristo y cronología de Papas y reyes (Milán, Biblioteca Tribulziana, cod. 489, s. XIII) que mide 3670 x 310 mm y lo conforman cinco piezas de pergamino cosidas por el lado más estrecho; (b) un rollo genealógico de los reyes de Inglaterra, que mide más de nueve metros y medio, realizado con quince piezas de pergamino pegadas entre sí (ms. Marston 242, c. 1466–67, Biblioteca Beinecke, Universidad de Yale).

Rollo necrológico de Lucy, fundadora y primera priora de Hedingham (1230)Londres, British Library, Egerton MS 2849

Rollo necrológico de Lucy, fundadora y primera priora de Hedingham (1230)
Londres, British Library, Egerton MS 2849


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.