Fuero Juzgo (y II)

Valladolid, Archivo de la Real Chancillería de Valladolid
Pergaminos carpeta 116, 8

En esta ocasión presento el segundo fragmento del Fuero Juzgo, otro de los pequeños tesoros que se conservan en el Archivo de la Real Chancillería de Valladolid (al primero se accede desde aquí). Se trata de una hoja de pergamino de 335 x 230 mm escrita a dos columnas de 240 x 70 que tienen 43 líneas. Caja de escritura trazada con lápiz de plomo que presenta la siguiente fórmula (Lamaire 1989): 35-70-14-70-40/45. El margen superior mide 27 mm y el inferior 70 mm; hay una pestaña en la parte superior de unos 110 mm de largo por nueve de ancho (en su punto más ancho). El copista dejó huecos para las rúbricas e iniciales (estas son de dos líneas de altura y unos cuatro caracteres de ancho; la excepción se halla al final de recto a en donde el espacio que quedó para el texto fue de una sola línea). Según parece, trataba de imitar el diseño de su pericopia ya que es la única explicación para la disposición de la rúbrica de la ley V (vuelto a). Escrito en tinta negra que, debido al paso del tiempo, ha adquirido tonos ocres. Utiliza tinta roja para las rúbricas y el relleno de algunos calderones y letras mayúsculas. En el margen izquierdo del recto se encuentra el sello de la «SECCIÓN | PERGAMINOS». En relativo mal estado de conservación (encapsulado entre dos láminas de material plástico trasparente —papel mylar—) puesto que presenta varias perforaciones que afectan al texto y dos rotos: uno rectangular en la parte superior que ha provocado la desaparición de la mayor parte de la primera línea; el otro, de forma triangular, afecta a las seis últimas líneas de recto a y de vuelto b.

La letra es una gótica redonda, según la terminología de A. Millares Carlo y Sánchez Mariana entre otros, datable en el primer tercio del XIV. Presenta caídos y astiles poco desarrollados, y destaca la unión de curvas contrapuestas, es el caso de p+o, d+o, si bien nunca utiliza un trazo común de unión para las dos letras; es común el uso de <r> redonda tras letra con curva a la derecha, caso de o+r. Usa siempre <s> final de doble curva, <z> en forma de cinco, <d> uncial con astil muy inclinado y de poco desarrollo.

El sistema abreviativo es pobre. Se limita a una tilde de supresión que vale para <n> –en, omne, non– y la secuencia <uest> en nuestro. No hay ningún elemento gráfico peculiar, salvo el uso sistemático de un punto encima de la <y>, con independencia de si su valor es vocálico –flauyo– o consonántico –leyes, oyos– y el signo tironiano –& en la transcripción– que alterna con <Et> para la conjunción copulativa. En cuanto a vicios del copista llama la atención el hecho de que en algunos casos la nasal final de palabra no sea <n> sino <m> –algum, seam, biemualam–. Los errores de copia que advierte los elimina por medio de subpuntado (tachado en la transcripción), aunque se le escaparon algunos errores –cata el cata el, tolos todospalalbras, cabebeza, ordrnar–.

El texto es castellano, pero tiene algunos rasgos occidentales (leoneses) como son la presencia del diptongo <ou> procedente de un AU originario –cousas, poucos–; el resultado [y] para [lj] –semeya– y no [ʒ] ––semeie– y para [kl] –oyos (< OCULUM)–. También se da la presencia de la amalgama con asimilación de la preposición en con el artículo los –enos– y el posesivo femenino suas. Abunda en el occidantalismo la presencia del adverbio de origen francés emsembla (en el oriente peninsular es ensemble, v. Corominas y Pascual s. v. ensamblar).

Según la base de datos del ARCHV, solo consultable en la sala, se trata de una «hoja de códice de carácter litúrgico» sin data alguna. En Pares tan solo se indica «Hojas sueltas» y no se aventura fecha alguna y, además, se desconoce su procedencia ya que no hay indicación alguna en el epígrafe «Unidades Relacionadas por Procedencia».

Este folio contiene las leyes 2-6 del primer título del segundo libro (2.1.2-6) del Fuero Juzgo.

ARCHV, Pergaminos, carpeta 116, 8, (recto) © Ministerio de Cultura. Gobierno de España.

ARCHV, Pergaminos, carpeta 116, 8, (recto)
© Ministerio de Cultura. Gobierno de España

[…]                                                        .ij.
que es rey poderoso. de·todas las
cosas & fazedor. el solo cata el cata el proue-
cho &·la salud de·los omnes. & manda guar-
dar la su ley·a·todos los·que son sobre tiera.
Et el que es de dios de iusticia & moy glorio-
so. lo mando. conuiene a·todo omne mag-
uer que sea muy poderoso de someterse a
los a·los mandados d’aquel a·quien obed-
eze la caualaria celestial. ¶ onde si algun
quiere obedezer a·dios deue amar iusticia.
Et si·la amar fazerla·a todauia. Et estonze
ama omne iusticia mas uerdaderamientre
& mas firme-mientre quando tiene un de-
recho con su proxim*. Et por ende nos
que queremos guardar los comendam-
ientos de dios. damos leyes ensembla p-
or nos & por nuestros sometidos a·las quales
obedescamos nos & todos nuestros reyes que
uinieren depues de nos. & todo el pueblo
que es de nuestro regno general-mientre.
Et que ninguna persona por poder que a-
ya ni por dignidade ni por orden non se es-
cuse de guardar las leyes en·si. que nos
damos a·nuestro pueblo. en tal manera que
el principe por forza o·por uoluntad const-
ringa el pueblo de·guardar las leyes.
El rey don·flauio rescindo. Que todo omne
deue saber las leyes. iij.
[T]oda sententia por derecho desdena i-
norancia. Ca es scrito es. el omne o
non quiso entender. por non fazer bien.
onde d’esto se sigue que aquel que quiere
entender. a·sabor de·biem fazer. Et por en-
de ninguno non asme de·fazer mal por di-
zer que non sabe las leyes & del derecho.
Ca el que mal faz non deue seer sin pena
maguer qu* diga que non sabe las leyes
ni·el derecho. El rey don flauyo rescindo.
Que las cosas del principe deuen seer antes
ordenadas e·las del pueblo depues. iiij.
[D]ios que fizo ***** cosas ****
****n************ la cabeza en·el cuerpo
del omne de·suso. & fizo naçer de·la cabeza
todas las otras partidas de·los miemb-
ros del cuerpo del omne. Onde por esso·es
dicha cabeza por-que los otros mienbros
conpiezan a·sanar1 a·nasçer d’ela. E formo
en·la cabebeza [sic] la lumbre de los oyos por-
que podiesse omne ueer las cosas que·le p-
odiessen enpeeçer. Et formo en·ela mem-
oria de entender por-que podiesse gouer-
nar & ordenar los otros miembros qu-
e·le son sometidos. Et por esto los mieies
que son sabios ante an cura del mal de
la cabeza que de·los otros miembros del
cuerpo. Et por ende la melezina es ante
por-que entiende el meie que ha y mayor
periglo. Ca si·la cabeza es sana abra raz-
on en·si por-que podiera sanar tolos [sic] todos
otros miembros. Mas si·la cabeza fuera
enfirma. non podra dar salud a·los otros
mienbros qua non lo a en·si. ¶ Et por en-
de deuemos primeramientre ordrnar [sic]
los fechos de·los principes porque son n-
uestras cabezas. & defender su uida & su sal-
ud. Et despues d’esto ordenar las cosas d 2
del pueblo. qua mientre que ****s con
sal*d puede mas firmemient** *efend-
er **s pueblos.
nos que queremos
*** enmendar l****yes dizemos
**** ***** por sentencia pri**ramientre que
************ leyes pa****as son proue******
p****ller los peccados de·los omnes ***
***s leyes destoruan que·las non p*****
**** **denar. ¶ Ca algunas cosas f**r-
*** son·ordinadas por escura* p*****as
& a*** nasce contienda por-que los pleytos
non ***den seer de******os clarami*****
por e*********** po******************
a·la************************** omnes
en********************************as
**********************************.

 

ARCHV, Pergaminos, carpeta 116, 8, (vuelto) © Ministerio de Cultura. Gobierno de España.

ARCHV, Pergaminos, carpeta 116, 8, (vuelto)
© Ministerio de Cultura. Gobierno de España

& ** nascen dubdas ent*******u*****
assi que non pueden poner termino a·los
pleytos. ni·refrenar las calumpnias. On-
de todas las cosas que uienen en·contien-
da si non pueden seer demostradas por p-
oucos palalbras. [sic] se al que non los pley-
tos que fueron tractados ante nos &·las
leyes que fueron fechas queremos eme-
ndar en·este liuro &·ordinar. & esplanar
las cosas que son dubdosas Et·las que
son nozibles fazer prouechosas. Et las
que son mortales fazer piadosas. Et
abrir·las que son encerradas. Et conpl-
ir las que son enpezadas. en·tal mane-
ra que todos los pueblos de·nuestro regno en
tiendam que son bien enmendadas3; &·or-
denadas. Et por·ende estas leyes que nos
emendamos &·las que fazemos nouam-
ientre &·ordenamos &·ponemos en·este li-
uro cada una so sos titoles. mandamos que
sean guardadas desde chalendas de nouen
bre d’este segundo anno que nos regnam-
os & que ualam por sienpre. &·que las te-
ngam todos los que son de nuestro regno as-
si como las oyren. &·las otorgaron todos
los ***s*s de dios. &·los sabios de nuestra cor-
te. &·los **yores. Et las leyes que *izi-
emos contra los iudios mandamos *ue
ualan d’aqui **** adelantre q** **-
eron confirmadas *** *os. De·toller ****
bdicia de·los princip** commo d**e **** fe-
chos los escriptos en·so nombre de·l** pri-
[E]l4 principe de·la ncipes. v.
tierra o el sennor estonze
semeya que ama salud & las cousas ****-
stiales. quando ha piadad de sus proxi-
mos. &·deueles fazer prouecho. Onde
****** suele que **** may** proue-
*********************************** las
suas cosas ********************mnes
son m*****************************ele
aue***********************************
au***********************************
********************************
si mismo ***************************
por esto deuemos aguardar la salud de
todo el pueblo mas que de uno sola-m-
ientre. Onde que el principe semeie5
que ama la salud del pueblo6 estonze
aura el prouecho del pueblo quando
entenderen que·los oyen q7 de·lo que le
demandan & que gelo otorgan. ¶
Onde como los principes ayan estado
muy cod8 cobdiciosos de·robar el pueb-
lo enos tiempos que son passados. &
de acrescentar el so·tesoro & nos cate-
mos agora la mesquindad de·los som-
etidos. por·la gracia del spiritu sancto pos d-
iemos layes ***** sometidos que tou-
iessen. queremos poner freno & tirm-
ino a·la cobdicia de·los principes. Et
por esto establezemos assi por nos co-
mo por·todos nuestros successores que ning-
un rey non constringa por fuerza a·n-
ingun omne que·le faga ***pto de·la
buena que deue auer otre. ni mande
que gelo fagam fazer por **erza. nin p-
**-que ninguno pierda con **erto ni con
tra su uoluntad las cosas que le otro
deue. ¶ Et si algun omne quisiere dar
algunas cosas al·principe por su uolun-
tad. o el principe ganar el alguna cosa
por algun algo que le fizo sea en·el escri-
pto posto que gelo da por su uoluntad. &
como gelo da. & por que gelo da. Et por
questo9 esto aquesto pod omne entender
si gelo da por fuerza o·por engano del pri-
cipe. Et si podiere omne entender que
gelo da contra su·uoluntad. o·gelo dexa
el principe & desfaga lo que fizo mal.
o·despues de·su muerte tornenge·las co-
sas a·aquel que gelas dier** **e10 o·a·sus
erederos. ¶ Et aquellas cosas que fue-
ron dadas al principe sin ninguna pre-
mia assi como ** dicho. seam en·poder del
p******e asi c*** ** **recho. & faga d’elas

En el Archivo de la Real Chancillería hay otro fragmento del Fuero Juzgo (pergaminos, carpeta 118,2) que ya he descrito y editado.


Notas

1 Tachado por subpunteado.
2 Tachado por subpunteado.
3 La <n> tachada por subpunteado.
4 Hay una <E> en tinta roja, pero no se puede considerar letra de recuerdo, quizá, en el mejor de los casos, es el esbozo de la inicial que se debería haber insertado.
5 Es posible que la <i> sea una <l>.
6 Aquí hay un salto de igual a igual: solamientre por la palabra, e non por el fecho, mas deve catar lo quel ruega tod el pueblo que.
7 Tachado por subpunteado.
8 Tachado por subpunteado.
9 Tachado por subpunteado.
10 Tachado por subpunteado.

Fuero Juzgo (I)

Valladolid, Archivo de la Real Chancillería de Valladolid
Pergaminos carpeta 118, 2

Se trata de una hoja de pergamino de 340 x 234 mm escrita a dos columnas de 247 x 70 y 43 líneas (la primera columna solo tiene 42 porque la última quedó en blanco para contener la rúbrica). Caja de escritura trazada con lápiz de plomo que presenta la siguiente fórmula (Lamaire 1989): 35-5-70-13-70-5-35. El margen superior mide 28 mm y el inferior 65 mm. El vuelto presenta todo el maquetado (pautado y rayado), pero solo ha utilizado las 21 primeras líneas, lo que permite ver con mayor facilidad el diseño del pautado. Ha dejado huecos para las rúbricas e iniciales (estas son de dos líneas de altura y dos caracteres de ancho). Según parece, trataba de imitar el diseño de su pericopia ya que de otro modo no se pueden explicar los espacios dejados para las rúbricas y la copia de algunas palabras del contenido en los espacios reservados. Escrito en tinta negra que, debido al paso del tiempo, ha adquirido tonos ocres. En el margen izquierdo del recto se encuentra el sello de la «SECCIÓN | PERGAMINOS». En buen estado de conservación (encapsulado entre dos láminas de material plástico trasparente —papel mylar—) salvo por el agujero cuadroblongue de 20 x 20 que hay en la primera columna y el desgaste que se ha producido en el margen derecho de la segunda columna del recto y en la primera del vuelto. Todo el margen derecho (exterior) del folio ha sufrido daños debido a que se utilizó como cubierta de un legajo. Lo que hicieron los escribanos de la Chancillería en julio de 1572 fue aprovechar el vuelto de este folio (porque la mayor parte de su superficie había quedado en blanco) para informar del contenido del legajo que este folio protegía (véase la imagen al final de la página):

Chancilleria balladolid
Jullio de Mdlxxij años
Prouisiones del mes de jullio de Mdlxxij
secretarios Jullio
aPartados los secretarios
Registros he
chos en valladolid
1572

Debajo de la columna de la derecha del recto hay tres «garabatos» que pueden interpretarse como signos de los escribanos o quizá como meras probatione pennae.

Escrito en gótica libraria de calidad, «letra formada» en la denominación de la época, datable en la primera mitad del siglo XV. Según la terminología tradicional, sería una gótica libraria redonda, una gótica caligráfica redonda según Ángel Canellas.

El escriba no usa abreviaturas y se limita a señalar la supresión de la nasal implosiva ⟨n⟩ en algunos casos (non, conuenible, adelantre, contienda, dentre) y como segundo elemento de la nasal palatal (estrannos), dos casos de ⟨ue⟩ (que), un caso de ⟨ro (prouada) y otro de ⟨ua⟩ (guarda). Utiliza ⟨a⟩ con capelo muy poco desarrollado; distingue ⟨c⟩ y ⟨t⟩; emplea ⟨z⟩ en forma de 3 y nexo ⟨st⟩; desarrolla poco los astiles y caídos de las letras, aunque alarga el trazo final vertical de la ⟨h⟩ por debajo de la línea de renglón. La ⟨y⟩ lleva siempre un punto encima. La cancelación se efectúa por medio de subpunteado (recto, a, 27).

El texto es básicamente castellano con tintes occidentales, como es el caso de los diptongos decrecientes procedentes de ⟨ct⟩ feyta y ⟨lt⟩ moito, algún caso de no diptongación de las vocales medias abiertas (fonte, bon; defendendo, medo) y dos instancias de yeísmo —bataya (< BATTALIA), ayenas (ALIENA)— y la ocurrencia de la forma foy (recto, b, 1) para la tercera persona del pretérito indefinido de ser. Es difícil valorar el caso de cibdada (recto, a, 32); no está claro si es un resabio del gallego cibdade, como es el caso de egualdade (recto, a, 34), o si simplemente se trata de una duplografía provocada por el guardada de la línea anterior (recto, a, 31). Con todo, lo más curioso es el hecho de que el copista ha utilizado todas las posibilidades que tenía a su disposición para escribir la conjunción copulativa: e (con tilde), y (con punto), et y el signo tironiano (representado en la transcripción con &).

Según la base de datos del ARCHV, solo consultable en la sala, se trata de una «hoja de códice de carácter litúrgico» y lo data en el siglo XIV-XV. En Pares tan solo se indica «Pergamino» y no se aventura fecha alguna.

Este folio contiene las leyes 1-6 del segundo título del primer libro (1.2.1-6) del Fuero Juzgo. Ante la disposición de este folio, cabe pensar que cada libro del códice del que procede este fragmento comenzaba en un recto.

ARCHV, Pergaminos, carpeta 118, 2, (recto) © Ministerio de Cultura. Gobierno de España.

ARCHV, Pergaminos, carpeta 118, 2, (recto)
© Ministerio de Cultura. Gobierno de España.

ni por desputacion. mas por forza
de derecho. ca le lee non deue seer
feyta en·contienda mas deue seer
feyta por razon . ca las malas co-
stumbres non son de·refferrar [sic] sol-
amientre por bela paraula mas
por uertudes.
[L]a lee es por demostrar
las cosas de dios. & que demuest-
re ben uiuer y es fonte de descip-
lina. & que muestra el derecho. e
faz bien. e que ordena las buen-
as obras. e gouierna la cibdad.
e ama iusticia. y es maestra de
uertud. & uida de todo el pueblo.
[L]a ley
gouierna la cibdad. e gouier-
na a ome en toda su uida. & assi
es dada a·las mugieres como a·los
barones. e a·los grandes como a
los pequenos. e asi a·los sabios
como a·los non sabios. e asi a·los
fijos dalgo; como a·los uilanos
e que es dada sobre todas las co-
sas. del mundo. y es guarda del
principe e del pueblo. e reluz co-
mo espeio el sol en defendendo a
todos.
[L]a lee deue seer manifesta. & non
deue seer ninguno engano por ela
e deue see guardada segundo la
costumbre de·la cibdada. & deue se-
er conuenible al lugar & al tiempo.
e deue tener derecho y egualdade.
e deue seer honesta & digna & pro-
uechosa. e neccessaria. e deue ome
catar ante se a****** que ela de-
muestra tien ******** adelantre
que dano.  qu* ****** ome se te-
rra mas prol qu****ziemento. o se
manda tener onestidad. o si se po-
de de·la tener sen periglo.
[E]sta foy la razon por que foy ***-
ta la ley que la maldade de los
ombres fuesse refrenada; por mi-
edo de·las penas. & que los bue-
nos uisquiessem seguramientre **-
tre·los malos. & los malos foss**
penados por la ley. & lexasen d****-
zer mal por medo de·la pena.
[P]ues
que las cosas
fueren todas complidas & toda con
tienda fuere echada d’entre los prin-
cepes & d’entre los culpados. & d’entre
los pueblos. & d’entre su familia *
pueden ir contra los culpados enem-
igos & contrastalos esforciada-mientre
e seguramientre. e aueran esperan-
za mas de·uençer quanto mas non
ouieren entre si ninguna cosa que
teman. Ca por la pax & por las
lees el pueblo que es honestado
de salud non podra seer uencido
por los enemigos. pos non sentiren
ningul mal entre si. e for aiudado
de las lees. e los omees [sic] se teran
por moito armados por derecho que
por armas. e princepe ante deue guar-
dar la iusticia contra su enemigo
que lide con el. y estonze puede se-
er bien auenturado el principe en
la bataya lidiando; quando leuar
derecho ante si. e los sos seran mas
fuertes en quebrantar los enemig-
os quando los touiere a derecho e
en paz entre si. ca cosa es prouada
por natura que la iusticia por que
se deffende el cibdadano quebran
ta el enemigo. por·ende toldra la
contienda de los estrannos de sobre
si se les touiere en paz. Onde co-
mo la mesura del principe es ten
peramiento de la ley. asi la concor-
dia de los cibdadanos uenze los
ARCHV, Pergaminos, carpeta 118, 2, (vuelto)

ARCHV, Pergaminos, carpeta 118, 2, (vuelto)
© Ministerio de Cultura. Gobierno de España.

 

enemigos. e de·la mansedumbre
del principe nasce la ley. e de·la ley
nascen los buenos costumbres.
e de·las buenas custumbres nasce
***cordia del pueblo. e por la con
cordia de·los cibdadanos nasce el
**ncemiento de los enemigos. Et
*** el bon principe gouierna bien
**s sus cosas. & gana las ayenas.
e mientre que tien los sos en paz
quebranta los enemigos & los estran
nos. e es defendemiento de·los sos ;
**metedor de·los enemigos. e uiien
** que estas cosas fueren tempradas
auera folganza por siempre; e de-
pues d’este oro de lodo; auera el re-
gno celestial. e de mas non dexa-
ra de seer rey. ca por dexar este re-
gno terrenal. & ganar el celestial;
non pierde el regno mas acrecen-
talo.

 

Poemas en una pared

Pared oeste del Monasterio de Santa María (Valladolid).El papel apareció en el agujero de la derecha

Pared oeste del Monasterio de Santa María (Valladolid).
El papel apareció en el agujero de la derecha

En ocasiones anteriores he hablado de que los testimonios con los que se trabajaba en crítica textual pueden aparecer en los sitios más insospechados y recientemente lo ilustré con unos fragmento del Livro da montaria.  A veces son tan extraños como un agujero en un muro de adobe. Es el caso de dos poemas anónimos, fechables en el siglo XIV, que aparecieron durante las obras de rehabilitación (concluidas en 2007) del claustro del Monasterio de Santa María la Real de Valladolid. Mientras  picaban el enlucido que cubría los viejos muros de adobe, se descubrió una serie de huecos, se supone que se utilizaban para sostener los andamios en tiempos pasados, y en un de los agujeros de la pared oeste del claustro, entre dos trozos de teja, se localizó un trozo de papel plegado (150 x 30 mm).

Rollo de papel (150 x 30 mm) que contiene los poemas

Rollo de papel (150 x 30 mm) que contiene los poemas

Los dos poemas escritos en este trozo de papel los publicó M.ª Jesús Díez Garretas (2012) en el tomo 24 de la Revista de Literatura Medieval, aunque previamente informó de ello durante las sesiones del II Congreso Internacional de La SEMYR celebrado en La Rioja (10-13.09.2008). Y lo hizo bajo el ilustrativo y sugerente título: «Los secretos que guardan las paredes». Desafortunadamente no tuvo el trato editorial que tan interesante hallazgo requería, por lo que presento a continuación una revisión de algunos aspectos tras mi análisis de las pruebas y un examen directo de los materiales (un deber de todo crítico textual)1.

Secreto de una pared

Secreto de una pared

La edición de los textos no me permitía ver con claridad la afirmación de que se trataba de la «parte de un bifolio de papel» (2012: 11) que «tiene unas medidas de 225 x 142 mm» (2012: 11n2). Esta somera descripción me hacía pensar en un trozo de papel de 225 milímetros de alto por 142 milímetros de ancho (véase la imagen a la derecha). Por lo que no lograba ver en qué se basaba para afirmar que era la parte de un bifolio cuyo «folio 1r contiene unas partidas de gastos relativos a la casa del Rey» (2012: 11). Y venía a complicar la visualización el que en la transcripción paleográfica (2012: 28-31), a la altura donde se marca el cambio de folio, de 1r a 1v, lea «valio su grant poder . pues ya es oluidado | soffrado / fol 1v | carnal | e luego el humanal linage que celestial >> ffizo dios por sus mesura» (2012: 30) –es la última línea de la reproducción de la derecha–, que nada tiene que ver, creo, con una cuentas y que, cuando edita esas notas contables (2012: 36), aparezca ubicada en el folio 1v la anotación del domingo 7 que aparece en el folio 1r del poema (anotación vertical en el margen izquierdo de la foto). A esta dificultad contribuyeron no solo la dispositio textus de la transcripción paleográfica del bifolio (2012: 28-31) sino también la no inclusión de los facsímiles, aunque me consta que se remitieron a la editorial.

Ante esta dificultad para comprender codicológicamente el fragmento, le pedí a la profesora Díez Garretas que me facilitara una reproducción para jugar con ella y llegar a entender el motivo que le llevaba a afirmar que se trataba de la parte de un bifolio.

A los pocos minutos de tener la reproducción de ambas caras del trozo de papel, pude comprobar que se trataba, efectivamente, de la parte de un bifolio, pero no de un bifolio que midiera 225 x 145, sino de otro de 145 x 112 mm2. Es decir, había que girar 90º la orientación (a la derecha en la foto) del fragmento de papel para que quedara claro que se trataba del tercio de un bifolio, posiblemente del tercio inferior. Así se podía afirmar que en el folio 1r hay unas anotaciones que continúan, con un salto temporal, en 1v, como muy bien indicaba la editora (2012: 11):

La parte correspondiente al folio 1r contiene unas partidas de gastos relativos a la casa del Rey  y a otras personas relacionadas con ella, de los días 8, 9 y 10 de diciembre, y el vuelto del mismo folio, cuentas de otro escribano del domingo 7 de octubre.

Fol. 1r del fragmento de bifolio

Fol. 1r del fragmento de bifolio. Transcripción de las cuentas debajo

… … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … … …rasa paral Rey
iij maravedis lenna para martin alfonso e para la camara vj maravedis dy a vn omne de donna ysabel
muger de don johan para lenna para su cozina e veno este dia a Valladolit x maravedis dy
este dia a martin perez carretero de luger delas carrettas xx maravedis dy a martin para ssolar
ssus çapatos xviij novenes dy iuan diaz para quittar su sobre saya xv novenes dy a don
çag j maravedi dy a vn obrero j maravedi      ——        ——        ——       ——       ——       ——
¶ viernes ix dias de dezienbre lenna para la cozina iij maravedis lenna para la camara ij maravedis
lenna para martin alfonso ij maravedis lenna para teresa lopez iij maravedis lenna para brasa paral Rey
iij maravedis dy a benito judio j maravedi dy a don çag para vino quel mando dar garçia oraz
vj novenes dy a velleçido dela pregadura x maravedis dy para ij cargas de paja iij maravedis ij novenes
ij libras de carne xij novenes dy a los carreteros para azero para los ssegurones adouar xv novenes
dy para pan para cassa viij novenes      ——        ——        ——        ——       ——        ——
¶ sabado x dias de dezienbre lenna para la cozina iij maravedis lenna para brasa paral Rey iij maravedis
lenna para la camara ij maravedis dy este dia para adouar los segurones iij maravedis  ——        ——

 

Fol 1v

Fol 1v del fragmento. Transcripción de las cuentas debajo

¶ domingo vij dias del mes de/ otubre rreçibio rrodrigo abbad de leon perez
xxiij maravedis e medio delos toçinos que conpro del de rrodrigo abbad

Por lo tanto, el fragmento editado por Díez Garretas (2012) es, con toda probabilidad, un trozo del tercio inferior de un bifolio, de 145 x 112 mm, de un libro de cuentas, en su mayor parte en blanco (salvo el fol. 1r y por las dos primeras líneas de 1v) en las que un anónimo poeta, posiblemente un judío converso del siglo XIV, ensayó dos poemas: un «Canto de alabanza a la creación» (2012: 32-34) y otro dedicado a «Alixandre, señor del mundo» (2012: 35).

Desenmarañado este pequeño enredo de tipo codicológico, quiero apuntar que si bien los poemas descubiertos no merecen pasar a la historia de la literatura española, sí deben encontrar un hueco por el sencillo motivo de que es uno de los rarísimos casos en que nos encontramos ante un autógrafo, anónimo, de dos poemas en proceso de elaboración en los que el autor nos deja vislumbrar su proceso creador.


Notas

1 Agradezco a la profesora Díez Garretas que me facilitara las reproducciones y concertara una visita (21.03.2014) al archivo del Monasterio de Santa María la Real para que pudiera examinar el documento y comprobar en directo mis sospechas.

2 El examen directo del fragmento me permitió ver que era un trozo de papel irregular que podía medir de ancho (mirándolo como se indicaba en la edición) entre 139 y 148 mm. Los 150 mm que menciono es el tamaño máximo que presenta el papel doblado tal y como apareció.

Transcripción del manuscrito

Cuando se han localizado todos los testimonios, sobre todo los directos, hay que transcribirlos. Lo normal es hacer transcripciones paleográficas que reflejen lo más fielmente posible el original, sin añadir nada.

Algo que suele ocurrir a menudo y que no debe olvidarse jamás es que transcribir no es editar. Por lo tanto, al transcribir debe respetarse escrupulosamente lo que está escrito en el testimonio que se estudia. Aunque el error sea evidente y fácilmente corregible, no debe enmendarse, tan solo ha de tomarse buena nota de ello. ¡Ya llegará el momento de corregir todo lo que sea necesario!

Las transcripciones paleográficas por lo general no constituyen una edición de un texto. Así lo indicaba Sánchez-Prieto (1998: 56) y nos lo recuerda  Lobo Puga (2011: 66). Sin embargo, no son raras ediciones de este tipo, y al leer a algunos investigadores es evidente que deben hacerse (Wright 2013: 137).

Según Alvar y Alvar (1981: 9) la edición paleográfica:

trata de hacer asequible con signos actuales lo que resultaría de otro modo de penosa o imposible lectura para quien no tenga cierto tipo de conocimientos. Pero por otra parte, trata de presentar ese material de la manera más fiel con respecto al original que transcribe.

Pero tampoco se trata de «algo que pueda suplir la fotografía, sino lo que la fotografía no puede dar: la sencillez, sin transgredir nada de lo que consta en el original» (Alvar y Alvar 1981: 9). Esta aclaración es muy interesante porque desde los cuarteles de la lingüística histórica española se han publicado transcripciones que complican innecesariamente la lectura de los textos. Obsérvese el siguiente fragmento:

Fragmento de una transcripción paleográfica (Sánchez-Prieto Borja, 1991)

Fragmento de una transcripción paleográfica (Sánchez-Prieto Borja, 1991)

No ofrece la sencillez de la que hablan Alvar y Alvar: hay que ser un experto entrenado para seguirlo, pues un mismo símbolo puede tener varios valores. El 6 de Ag6 ujadas y cont6 (en la primera línea) se ha de de leer como raagraviadascontra. Sin embargo, en las líneas 6, 7 y 8 ese mismo 6 tiene el valor de ua: q6l = qualq6les = qual es y q6nto = quanto. Pero en la línea 6, al final, se lee: q6ts & çin q6ta que se desarrollaría, creo, como quinientos y çinquenta. Por tanto, el 6 tiene cuatro valores diferentes: ra , ua, uinien y uen.

Sánchez-Prieto (2011) se ha desdicho de ese complicado sistema a la hora de establecer los criterios de edición para la red internacional Charta y ahora en dicha red desarrollan las abreviaturas como era usual y marcan con cursivas las letras resueltas (2011: 51); aunque en el documento de ejemplo (2011: 73-76) utilizan los signos de menor que (<) y mayor que (>), también llamados paréntesis angulares y antilambda.

Transcripción paleográfica de 1589 (Sánchez-Prieto 2011: 73)

Transcripción paleográfica de 1589 (Sánchez-Prieto 2011: 73)

En cierta medida recuerda algunos de los signos utilizados en las transcripciones del Hispanic Seminar of Medieval Studies (abreviaturas desarrolladas entre <…>, nmemonics entre {…}).

Muestra de transcripción según las normas HSMS (Mackenzie & Harris-Northall 1997: plate 6)

Muestra de transcripción según las normas HSMS (Mackenzie & Harris-Northall 1997: plate 6)

No estamos para hablar sobre el trabajo del grupo Charta ni sus intereses1: están orientados a la edición de documentos con vistas al análisis lingüístico –«la transcripción paleográfica de un testimonio se justifica por su valor especial para el estudio gráfico-fonético» (Sánchez-Prieto 2011: 15)–, aunque tratan de que sus criterios se establezcan como «“estándar” en la edición de textos antiguos» (Sánchez-Prieto 2011: 10), lo que «allanaría el camino a los lectores de obras medievales y clásicas» (Sánchez-Prieto 2011: 11).

La transcripción paleográfica que como editores hagamos no va a pasar, generalmente, de ser un documento interno de trabajo; por lo tanto no hay que seguir pautas ni normas estrictas que impidan adaptarse a las peculiaridades de cada texto. Hay que ser muy flexibles y a la vez rigurosos en los principios que se apliquen. Además, los procesadores de textos permiten muchas posibilidades a la hora de transcribir los textos y añadir notas y comentarios según vaya desarrollándose la labor.

Fragmento de la transcripción de trabajo del  Libro de la caballería de Vegecio según ms. &.ii.18 de El Escorial

Fragmento de la transcripción de trabajo del Libro de la caballería de Vegecio según ms. &.ii.18 de El Escorial

La ilustración anterior procede de una de mis transcripciones de trabajo de los manuscritos del Libro de la caballería de Vegecio (Epitome rei militaris). Las normas de transcripción que establecí fueron muy sencillas (solo menciono las que se ven en la imagen):

  1. Mantenimiento de la longitud de línea (en el ejemplo las líneas largas están marcadas con párrafo francés).
  2. Los cambios de columna se han marcado con doble pleca ||.
  3. Los cambio de folio se indican entre corchetes.
  4. Desarrollo de las abreviaturas en letras cursivas.
  5. No se ha modificado ninguna letra.
  6. Se ha mantenido el signo tironiano (τ) y los calderones (¶).
  7. Se ha usado un guion para unir algunos elementos que el escriba no consideró como parte de una palabra (a pistola > a-pistola; E pheso > E-pheso).
  8. Las palabras cortadas a final de línea se han marcado con un guion.
  9. En nota a pie de página se añade cualquier aspecto adicional que pueda aparecer, así como todo tipo de comentarios que surgieron durante la transcripción.

Estas sencillas reglas permitieron posteriormente modificar el texto con suma facilidad por medio de los procesos de busca y reemplazo de los procesadores de texto. Asimismo, es muy fácil convertirlo al sistema de codificación TEI (escribiré más adelante sobre ello). Pero recuerda: este es un documento interno de trabajo que no está pensado para su difusión. Otra cosa son los criterios de presentación que se utilizarán para la edición que se va a publicar y difundir, bien a través de la red, bien por medio de libros impresos. Sobre estos volveremos en otro artículo.

Fol. 1r del ms. &.ii.18 de El Escorial

Fol. 1r del ms. &.ii.18 de El Escorial


Nota
1 Charta es un «proyecto global para la edición de textos archivísticos hispánicos» (Sánchez-Prieto 2012: 32).

Localización de los testimonios

No voy a decir como Martin L. West (1973, p. 61) que lo primero que ha de plantearse el editor es si la edición que pretende preparar es realmente necesaria, porque la mayoría no lo son. La primera tarea de cualquier editor es decidir qué texto va a ser objeto de su análisis.

Una vez decidida la obra que se va editar, hay que empezar por localizar los testimonios directos. Estos son todos los manuscritos –e impresos en el caso de que se trate de obras que han conocido las prensas– y fragmentos de la obra.

BOOST 3

BOOST 3

Cada lengua o grupo lingüístico tiene sus propios recursos. Un buen comienzo son los catálogos electrónicos como Archives de littérature du Moyen Age o PhilobiblionArlima es magnífico para el mundo galorrománico (el francés, el occitano y todas sus variedades) mientras que Philobiblion lo es para el ámbito iberorrománico (español –BETA–, gallego-portugués –BITAGAP– y catalán –BITECA–). Son excelentes bases de datos, aunque con diferente filosofía. Lo importante es que mejoran día a día gracias a las múltiples informaciones que investigadores de todo el mundo facilitan.

Philobiblion es resultado final, pero no definitivo, de un proyecto que nació en el Hispanic Seminary of Medieval Studies (HSMS) de la Universidad de Wisconsin, cuando el equipo del Dictionary of the Old Spanish Language (DOSL) vio la necesidad de crear una bibliografía de fuentes primarias (manuscritos e incunables) de la lengua española medieval y publicó la Bibliography of Old Spanish Texts (BOOST). La última edición, la tercera, se publicó en 1984.

Diccionario filológico de literatura medieval (Madrid, 2002)

Diccionario filológico de literatura medieval (Madrid, 2002)

Hasta ese momento, mediados de los años setenta del siglo pasado, una de las mejores fuentes de información de las que se disponía era la Bibliografía de la literatura hispánica de José Simón Díaz. Otra herramienta para el ámbito iberorrománico central (castellano, leonés y aragonés) medieval es el Diccionario filológico de literatura medieval española: textos y transmisión coordinado por Carlos Alvar y José Manuel Lucía (Alvar y Lucía, 2002), en el que han participado especialistas de todo el mundo y que se actualiza con nuevas incorporaciones en la Revista de Literatura Medieval.

Algunos testimonios directos pueden aparecer bajo formas o lugares insólitos. El Fragmento de Roncesvalles (Archivo General de Navarra) se ha conservado en dos hojas de pergamino con las que alguien tuvo la idea de formar una bolsa, al coser tres de los cuatro lados, para guardar documentos, a la que incluso se le puso una correa para que pudiera colgarse del cuello.

Del Poema de Fernán González se localizaron quince versos grabados en una teja datada en el siglo XIV y que se halló entre las ruinas de la ermita de Santa Marina, en Villamartín de Sotoscueva (Burgos)  (Hernando Pérez, 1986; Velázquez, 2006)–.

Teja con los versos del Poema de Fernán González

Teja con los versos del Poema de Fernán González

El llamado pergamino Sharrer, localizado en 1990 en el Arquivo da Torre do Tombo (Lisboa) el cual contiene siete cantigas de amor compuestas por el rey Denís de Portugal (1261–1325) y la correspondiente notación musical, formaba parte de la encuadernación de un libro de registros notariales del siglo XVI.

Otro fragmento literario que se ha conservado por haber sido reutilizado para otros menesteres es un folio del Livro da montaria de João I de Portugal (1358–1433). Formaban parte de la encuadernación de un libro notarial que había en algún depósito documental de Monforte de Lemos y que su descubridor se llevó a su casa (Lorenzo, 2000, p. 13). Este fragmento era la única documentación que existía del manuscrito que en su momento se encontraba en el colegio de los jesuitas de Monforte de Lemos y que fue copiado en el siglo XVII por el bachiller Serrano de Paz y del que depende toda la tradición textual de esta obra (Abalo Buceta, 2008), recientemente (marzo 2014) se ha dado a conocer la aparición de nuevos fragmentos que se conservan en el Archivo Histórico de Lugo.

Otro caso curioso son los dos poemas, que se han titulado «Canto de alabanza a la creación» y «Alixandre, señor del mundo», que se localizaron durante las labores de restauración del monasterio de Santa María la Real de las Huelgas de Valladolid. En un resquicio de una pared de adobe se halló un trozo de papel, cuidadosamente doblado y protegido entre dos trozos de teja, escrito por ambas caras. El papel procede de un libro de cuentas, pero el anónimo poeta arrancó el tercio inferior de un bifolio (el fragmento mide 225 x 142 mm, si consideramos el texto de interés literario como la base para la descripción), el que más espacio en blanco tenía, y en el escribió esos dos poemas (de 120 y 40 versos respectivamente). Debido a las notas contables que contiene, se ha de datar en algún momento después de 1317 o 1323, sin que se pueda afinar más (Díaz Garretas, 2012). Para más detalles véase el post Poemas en una pared (marzo 2014).

Una vez localizados los testimonios, el editor debe obtener una reproducción de ellos. Lo más usual han sido los microfilmes de 35 mm, en blanco y negro, a veces positivos a veces negativos. En la actualidad, algunas bibliotecas ofrecen en versión electrónica esos mismos microfilmes mientras que otras facilitan imágenes digitales tomadas directamente de los testimonios. En este último caso lo usual es que sean a color y con resoluciones que van desde los 96 ppp (calidad para pantalla) a los 600 ppp (calidad para impresión), lo que puede tener una clara repercusión en el precio de la reproducción: cuanto mayor sea la resolución, tanto más cara será. Lo sorprendente es que algunas bibliotecas, que han iniciado un proceso de digitalización de sus fondos, en vez de ofrecer las reproducciones variando la densidad de puntos, lo que hacen es convertir las imágenes a blanco y negro. ¡Todo un avance tecnológico!

Hay muchos proyectos en la red que permiten acceder a los fondos manuscritos (e impresos), aunque no todos ellos están diseñados con el editor de textos como usuario final ni primordial, por lo que la oferta es muy variada en calidad (a veces imágenes ilegibles que solo sirven para hacerse una idea del manuscrito) y cantidad. Cabe mencionar, por sus magníficos fondos, la Biblioteca Digital Hispánica (BNE), Gallica (BNF), Europeana (EU), Early Manuscripts at Oxford Universitye-codices (Bibliothèque virtuelle des manuscrits en Suisse) y los muchos repositorios que universidades (por ejemplo el de la Universidad de Valladolid), bibliotecas y otras instituciones están poniendo en la red y que permiten acceder a sus fondos antiguos. Algunos ofrecen los textos tan solo como imágenes y que se han de ver con programas web difíciles de manejar; otros permiten bajarse las imágenes como ficheros JPG o como PDF, aunque en este último caso la calidad puede bajar drásticamente para permitir que viajen con facilidad por la red. En cualquier caso, son una magnífica ayuda para la edición. Recuérderse que en ningún caso ninguna reproducción debe sustituir el examen directo de los manuscritos.

Si lo que pretendemos editar críticamente no ha tenido la fortuna de hallarse en un repositorio digital, la obtención de las reproducciones puede ser una labor cansina y llevar demasiado tiempo a causa de las objeciones que algunas bibliotecas y archivos plantean (añádanse las complicadas vías de pago: algunas siguen usando el primitivo sistema del giro postal). Nos podemos encontrar con actitudes entre dos posibilidades diametralmente opuestas, con toda una colección de casos intermedios en los que se puede aprender mucho, tanto de crítica textual como de la naturaleza humana.

Cuando estaba preparando la edición del Libro de acetrería y montería de Juan Vallés, me encontré con el problema de que la Biblioteca Colombina no tenía deseo alguno de facilitarme un microfilme del manuscrito de esta obra (ms. 57-1-20). Gracias a los contactos personales pude hacerme con la reproducción.

Otro caso, desesperante, fue el de la Hispanic Society of America. Cuando comencé la recopilación de los manuscritos del Libro de la caza de las aves de Pero López de Ayala (hacia 1988), solicité a dicha institución neoyorquina un microfilme de cada uno de los manuscritos que tenían de esta obra (mss. B-2583 y B-2584). La respuesta fue que no podían facilitármelos porque tenía los derechos exclusivos de uso otro investigador. De nuevo,  los contactos personales fueron la clave y pude acceder a las películas. El colmo de los despropósitos fue cuando estuve tomando notas de dichos manuscritos (octubre de 1988): pretendían que dejara mis notas hasta que el Board of Trustees autorizara la reproducción de los manuscritos. En la actualidad todas estas dificultades han desaparecido y obtener reproducciones es bastante más sencillo.

Dentro de esta línea de poner trabas al investigador, también se puede incluir otra fundación norteamericana: la Rosenbach Museum and Library de Filadelfia, propietaria de uno de los manuscritos de la versión castellana del De regimine principum (ms. 482/2) de Gil de Roma. Durante cerca de dos años estuvimos tratando de conseguir una reproducción del manuscrito. Las respuestas iban de lo absurdo a lo increíble. Lo único que logramos fue que permitieran a un miembro del equipo de investigación que hiciera una descripción del manuscrito y tomara unas cuantas notas del contenido.

En el extremo contrario se encuentran varias bibliotecas repartidas por todo el mundo. Como contrapunto a lo anterior quiero recordar las facilidades ofrecidas por el museo del Colexio de Nostra Señora da Antiga en Monforte de Lemos (Lugo), la Fundación Casa de Alba (Madrid), el Musée de la Chasse et de la Nature de París, la Beinecke Rare Book and Manuscript Library (Yale University) o la Biblioteca Statale di Montevergine (Avellino, Italia). Allí todo fueron facilidades para tener acceso a los manuscritos que quería consultar y para obtener una reproducción. Algunos me permitieron tomar yo mismo fotografías de los manuscritos. Por eso conviene acudir a las bibliotecas equipados con una cámara fotográfica. Quizá permitan tomar fotos, quizá no. En mi última excursión filológica (septiembre 2012) me salvó el teléfono, mejor dicho, la cámara del teléfono.

Otra fuente de testimonios directos, a veces raros y muy escurridizos, son las casas de subastas que ponen a la venta algún que otro manuscrito o impreso de los que no se tenía noticia alguna, o que sacan a la luz ejemplares largamente perdidos. Hoy existe una interesante fuente de información sobre los manuscritos que aparecen en las casas de subasta británicas: la sección Manuscript News del Magdalen Iberian Medieval Studies Seminar (Oxford University), dirigida por los profesores Juan-Carlos Conde y David Hook.

Una de las primeras capturas por este sistema, y que nunca pensé que pudiera tener éxito, fue el manuscrito del Libro de la caza de las aves que había sido propiedad del bibliófilo francés Marcel Jeanson. Supe de este manuscrito por un artículo de la revista de caza Trofeo (18, n.° 204, mayo 1987, pág. 54) en el que se daba cuenta de lo vendido en febrero-marzo de 1987 por Sotheby’s de Mónaco. Escribí a Sotheby’s, quien remitió mi carta al comprador. Ahí comienza una grata sorpresa: el manuscrito había sido adquirido por un coleccionista español. El nuevo propietario se puso en contacto conmigo y me citó una mañana en sus oficinas, donde me dejaron el manuscrito para realizar la descripción y me facilitaron un microfilm del mismo, en un tamaño poco usual: 16 mm (Fradejas Rueda, 1989).

No siempre esta manera de abordar a los propietarios tiene todo el éxito deseado. En junio de 1986 recibí una llamada del marqués de Laula en la que me informó de que dos días después la casa de subastas Fernando Durán de Madrid ponía en venta un fragmento de un manuscrito del Libro de las aves de caza de Pero López de Ayala. Me hizo llegar un ejemplar del catálogo de la subasta con todos los datos, y en él había una diminuta fotografía de dos folios del fragmento. A duras penas pude transcribir los dos folios y vi que no se trataba del Libro de las aves de caza de Pero López de Ayala, sino de otro texto de cetrería. Me puse en contacto con la casa de subastas y sus responsables me pusieron en contacto con el comprador. Resultó ser un anticuario vizcaíno que me facilitó los folios 1r, 4v, 5r y 10v (los folios 3v y 4r estaban reproducidos en el catálogo de venta). Descubrí que no era lo que se decía que era ni de la época que era, sino que se trataba de un fragmento de la versión castellana del Livro de falcoaria de Pero Menino (siglo XIV) realizada por Gonzalo Rodríguez de Escobar a principios del siglo XV, y que, además, se trataba de un manuscrito que había sido robado de la Biblioteca Real en los años veinte del siglo XX. Este manuscrito volvió a ponerse en venta durante la primavera del año 2009. Ahí utilicé otra estrategia: visitar la casa de subastas donde pude describir el manuscrito y hacerme con una copia (Fradejas Rueda, 2011).

Bestiario de Juan de Austria, comienzo de la sección de cetrería

Bestiario de Juan de Austria,
comienzo de la sección de cetrería

Otro caso curioso es el de cómo llegué al conocimiento de otro testimonio del Libro de cetrería de Evangelista. Un día oí en la radio una entrevista con un padre agustino del Monasterio de La Vid acerca de los manuscritos que se conservaban en dicho cenobio y mencionó la existencia de un libro de cetrería. Tan pronto como pude, me puse en contacto con el padre bibliotecario. Me dijo que no tenía mayor interés, que era una mala copia (quiso decir estropeada) y que no era realmente un libro de cetrería sino un libro de animales. Meses más tarde recibí la llamada de una persona que quería que examinara unas reproducciones de un manuscrito que estaban preparando para publicarlo en facsímil. Fue a verme a la universidad y estuvimos viendo las fotocopias en color de un manuscrito. En cierto momento me mostró las ilustraciones de unos capítulos en los que se hablaba de las aves de cetrería. Mi sorpresa fue enorme cuando al leer el texto descubrí que se trataba de otra copia, totalmente desconocida para mí, de esa breve y divertidísima sátira de los libros de cetrería. Finalmente me dio los detalles de dónde se encontraba el manuscrito y pude comprobar que la información radiofónica que había oído era correcta, tan solo que en aquel momento los responsables del Monasterio de La Vid no querían que nadie viera al manuscrito. Pude acceder al texto, e incluso colaborar en la edición del facsímil. Se trata del llamado Bestiario de Juan de Austria.

Durante el año 2010 tuve acceso a dos manuscritos en sendas colecciones privadas. El primero contenía una copia del Libro de la caza de las aves de Pero López de Ayala y otra de los dos primeros libros del Libro de acetrería y montería de Juan Vallés. Su propietario quiso que evaluara y describiera el manuscrito. Esto me permitió hacer una descripción de primera mano y fotografiar el manuscrito por completo. Posteriormente este manuscrito pasó a manos de otro coleccionista y esto me llevó al segundo manuscrito del que tuve conocimiento ese año. Este también quería que lo describiera y evaluara y, para mi enorme sorpresa, me permitió llevármelo durante unos días a mi casa. Esto no es lo más usual, es más, es lo más extraño que me ha sucedido durante mi carrera investigadora. Ese nuevo manuscrito de Pero López de Ayala es una copia que abría una línea de investigación sumamente interesante ya que declaraba ser copia de un manuscrito que había habido en la catedral de Salamanca, el mismo tipo de declaración que presenta el ms. B-2584 de la Hispanic Society of America.

Trabajando en casa con un manuscrito de 1535

Trabajando en casa con un manuscrito de 1535

Con estas anécdotas tan solo quiero ilustrar que, por muy absurdo que pueda parecer, siempre suele ser beneficioso ponerse en contacto con las casas de subastas y los responsables de pequeñas bibliotecas y coleccionistas particulares. A veces se obtiene todo lo que se busca, a veces solo parcialmente, otras nada. Pero merece la pena invertir un poco de tiempo en perseguir los manuscritos. Esto no quiere decir que haya que estar esperando toda la vida para acceder a un manuscrito con el fin de hacer la edición. ¡No se puede luchar contra los elementos! Además, toda edición es susceptible de ser revisada en el futuro.

Esto me lleva a una cuestión práctica: la preparación de la visita a los lugares donde se conservan los manuscritos. Por lo general, no es práctico presentarse en la biblioteca o archivo en el que se atesora el códice que se quiere examinar sin previo aviso, asunto al que ya he dedicado un artículo.

Conseguidas las reproducciones, lo mejor es ampliarlas sobre papel; es mucho más fácil trabajar sobre copias de papel que con las lectoras de microfilme. Si la reproducción es digital (o digitalizada), es fácil trabajar directamente en el ordenador con un procesador de textos y un visor de imágenes. Se puede tener en la parte superior de la pantalla la reproducción y en la inferior el procesador de textos en el que se está transcribiendo (volveremos sobre la transcripción en un artículo).

Transcribiendo con un procesador de textos

Transcribiendo con un procesador de textos

Aunque hay programas maravillosos como Scrivener, que permiten tener todo dentro del mismo programa y trabajar con suma sencillez. Un programa muy interesante para la transcripción colaborativa de manuscritos es TPEN.