Foliación y paginación

La foliación y paginación de los códices no se diseñó con el sentido actual de conocer el orden de las hojas (para ello ya estaban las signaturas y reclamos), aunque posteriormente sirvió para ello. Inicialmente se utilizó para poder localizar con mayor facilidad la información, por lo que generalmente suele ser un añadido posterior a la copia del códice, lo que da lugar a múltiples foliaciones a lo largo de la historia (a veces llenas de errores).

BNE, ms. 12794, fol. 104rVarias foliaciones antiguas desestimadas y moderna a lapicero.

BNE, ms. 12794, fol. 104r
Varias foliaciones antiguas desestimadas y moderna a lapicero

La foliación consiste en asignar un número a cada una de las hojas que componen un códice y lo normal es que se encuentre en el recto del folio

Casa de Alba, ms. 94, fol. 13La letra b corresponde a la signatura del segundo cuadernillo.

Casa de Alba, ms. 94, fol. 13r (detalle)
Foliación en romanos en el recto. La b corresponde a la signatura

aunque no es raro que se halle en el verso, como sucede en la copia del Libro de la caza de las aves de la BnF, ms. espagnol 292.

BnF, ms. esp. 292, fol. 16vLa foliación se halla en el vuelto del folio, como lo manisfiesta el reclamo.

BnF, ms. esp. 292, fol. 16v
La foliación se halla en el vuelto del folio, como lo manisfiesta el reclamo

Sin embargo, una gran mayoría de manuscritos carecen de foliación y han sido los bibliotecarios y los investigadores quienes la han incorporado con posterioridad. Esto puede dar lugar a problemas porque a veces no se ha hecho con el cuidado debido y las foliaciones son erróneas.

BNE, ms. 8721, fol. 50bisPor errores del foliador moderno ha recurrido a los números bis. En el estado actual del códice sería el folio 53.

BNE, ms. 8721, fol. 50bis. Por errores del foliador moderno se ha recurrido a los números bis. En el estado actual del códice sería el folio 53

Uno de los problemas a los que se ha enfrentar quien renumere las hojas de un códice cualquiera es que a menudo las antiguas foliaciones no tienen en cuenta las hojas preliminares. No me refiero a las hojas de guarda o de respeto que añaden los encuadernadores entre las tapas o cubiertas y el códice propiamente dicho, sino a las hojas en las que se copian, pongo por caso, las tablas de capítulos. Por ejemplo, en el ms. 12793 de la BNE la foliación antigua, no puedo asegurar si coetánea con el momento de la copia, comienza en el prólogo de la obra y no ha tenido en cuenta ninguno de los quince folios anteriores, aunque contienen la tabla (de entre cuatro y seis columnas) de las partidas, títulos y leyes (fols. 1r-6v), una ilustración a toda plana (fol. 7r) y ocho hojas en blanco (fols. 7v-15v). En la foliación moderna, a lapicero, se han tenido en cuenta esos folios preliminares puesto que son parte integrante del códice y se han numerado, con lo que el folio 1, según la antigua foliación, es en la actualidad el folio 16.

BNE, ms. 12793, fol. 16r. Lo que parece una comita encima del 16 es el número romano I que indica el folio 1 del códice

BNE, ms. 12793, fol. 16r. Lo que parece ser una comita encima del 16 es el número romano I que indica el folio 1 del códice

Lo que es verdaderamente raro es la paginación, es decir, que a cada lado del folio se le asigne un número correlativo, tal y como aparece en el libro actual. Esto se hizo común a partir del siglo XV y se extendió desde las islas británicas (Agati 2004: 264), aunque, no faltan ejemplos tempranos, como el ms. Vat. lat. 1071 de mediados del siglo XIII, en el que se encuentra el doble sistema de foliación en cifras arábigas en el ángulo superior izquierdo y paginación, con números romanos (1-103; arábigos 104–109) en el intercolumnio superior, pero en este manuscrito se trata de un añadido posterior. La verdad es que los impresos del siglo XVII siguen usando el sistema de foliación y no el de paginación.

Antes de que los copistas recurrieran a la foliación o la paginación para localizar con facilidad el contenido de un libro determinado, sobre todo en los legales, científicos y académicos, se recurrió al uso de títulos corrientes o folios explicativos y de notas marginales o ladillos. Pero dejo este asunto para otro momento.

¡FELIZ VERANO!

Volvemos en septiembre

 


2 pensamientos en “Foliación y paginación

  1. Pingback: Título corriente y ladillos | Crítica textual para Dummies

  2. Pingback: Aste honetako loturak (weekly) | FiloBlogia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *