Forma del libro – Códice

El uso del pergamino como materia escriptoria facilitó otra disposición para el libro debido a que podía doblarse. Por su fragilidad, el papiro apenas sí permitía un único doblez, pero eso no obsta para que no hayan existido códices escritos sobre papiro, como lo demuestra una hoja de papiro conservada en la Universidad de Michigan, que contiene un pasaje de una de las epístolas de san Pablo (P.Mich.inv 6238 recto y verso), o el fragmento de papiro conservado en la Universidad de Yale (P.Ct.YBR inv. 1788, s. IX), que contiene un pasaje de una vida apócrifa de la Virgen María, fragmento en el que se conservan los agujeros producidos por los hilos al coser el manuscrito. Sin embargo, por lo general, el códice de papiro es una adaptación del rollo a la nueva estructura.

Mujer pompeyana con tablilla en las manos (a. de 79 a. C.)

Mujer pompeyana con tablilla en las manos (a. de 79 a. C.)

La nueva disposición del libro, en la forma que hoy lo conocemos, recibió el nombre de codex ‘códice’. Sus orígenes se encuentran en las tablillas enceradas que los romanos usaron no solo para documentos oficiales, sino también como borradores, libretas de notas, cuadernos de estudiantes, etc. Estas eran piezas de madera o marfil con un fino reborde realzado, como si de un marco se tratara, que se rellenaba de cera coloreada. Las tablillas se unían lateralmente entre sí por medio de correas o anillos metálicos, con lo que se podían cerrar y asegurar con otra correa o con sellos. De este modo el contenido quedaba oculto ya que solo admitían la escritura las caras interiores. En el caso de los polípticos —el más complejo que se conoce es de diez tablillas—, las tablillas interiores recibían la escritura por ambas caras, mientras que las dos caras exteriores no se utilizaban salvo como cubiertas para proteger el conjunto.

Está clara la relación entre el códice y su antecedente, las tablillas, ya que la palabra codex deriva de caudex ‘corteza de árbol’. Varrón, en una de sus obras perdidas, aunque recogido por Nonio Marcello, cuenta que «antiqui pluris tabulas coniunctas codices dicebant».

Escribas medievales usando tablillas de cera y rollo.Codex Manesse, UB Heidelberg, Cod. Pal. germ. 848, fol. 323r

Escribas medievales usando tablillas de cera y rollo.
Codex Manesse, UB Heidelberg, Cod. Pal. germ. 848, fol. 323r

El éxito del códice sobre el rollo se debió en gran medida al cristianismo y a las mayores ventajas que presentaba el códice de pergamino. Ya en el siglo I se producían libros en el formato de códice, por lo general piezas de regalo o libros para viajes.

Marcial (Epigramas, 14.184) mostraba su sorpresa ante las ridículas dimensiones en las que se podía tener una copia de la Ilíada –«Homerus in pugillaribus membraneis»– puesto que en papiro podía ocupar un rollo de unos 90 metros. Se siguieron escribiendo textos sobre pergamino en forma de rollos hasta fechas realmente tardías (siglo XIV), aunque se limitaron, básicamente, a las genealogías (véase el artículo sobre el rollo).

Según algunos investigadores (Roberts y Skeat 1987), los primeros cristianos prefirieron el códice al rollo para los textos sagrados porque de esta manera los diferenciaban de los judaicos y paganos, que estaban escritos en rollos. A partir del siglo IV la forma de códice se extendió a los textos no cristianos.

Torah hebrea en rollo. Gran Sinagaga de Wlodawa - Polania. (Fuente: Wikipedia)

Torah hebrea en rollo. Gran Sinagaga de Wlodawa – Polania. (Fuente: Wikipedia)

Como punto final y resumen de este artículo, le remito al vídeo, ciertamente satírico, sobre el cambio del rollo al libro.


Un pensamiento en “Forma del libro – Códice

  1. Pingback: Siglas | Crítica textual para Dummies

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *