Localización de los testimonios

No voy a decir como Martin L. West (1973, p. 61) que lo primero que ha de plantearse el editor es si la edición que pretende preparar es realmente necesaria, porque la mayoría no lo son. La primera tarea de cualquier editor es decidir qué texto va a ser objeto de su análisis.

Una vez decidida la obra que se va editar, hay que empezar por localizar los testimonios directos. Estos son todos los manuscritos –e impresos en el caso de que se trate de obras que han conocido las prensas– y fragmentos de la obra.

BOOST 3

BOOST 3

Cada lengua o grupo lingüístico tiene sus propios recursos. Un buen comienzo son los catálogos electrónicos como Archives de littérature du Moyen Age o PhilobiblionArlima es magnífico para el mundo galorrománico (el francés, el occitano y todas sus variedades) mientras que Philobiblion lo es para el ámbito iberorrománico (español –BETA–, gallego-portugués –BITAGAP– y catalán –BITECA–). Son excelentes bases de datos, aunque con diferente filosofía. Lo importante es que mejoran día a día gracias a las múltiples informaciones que investigadores de todo el mundo facilitan.

Philobiblion es resultado final, pero no definitivo, de un proyecto que nació en el Hispanic Seminary of Medieval Studies (HSMS) de la Universidad de Wisconsin, cuando el equipo del Dictionary of the Old Spanish Language (DOSL) vio la necesidad de crear una bibliografía de fuentes primarias (manuscritos e incunables) de la lengua española medieval y publicó la Bibliography of Old Spanish Texts (BOOST). La última edición, la tercera, se publicó en 1984.

Diccionario filológico de literatura medieval (Madrid, 2002)

Diccionario filológico de literatura medieval (Madrid, 2002)

Hasta ese momento, mediados de los años setenta del siglo pasado, una de las mejores fuentes de información de las que se disponía era la Bibliografía de la literatura hispánica de José Simón Díaz. Otra herramienta para el ámbito iberorrománico central (castellano, leonés y aragonés) medieval es el Diccionario filológico de literatura medieval española: textos y transmisión coordinado por Carlos Alvar y José Manuel Lucía (Alvar y Lucía, 2002), en el que han participado especialistas de todo el mundo y que se actualiza con nuevas incorporaciones en la Revista de Literatura Medieval.

Algunos testimonios directos pueden aparecer bajo formas o lugares insólitos. El Fragmento de Roncesvalles (Archivo General de Navarra) se ha conservado en dos hojas de pergamino con las que alguien tuvo la idea de formar una bolsa, al coser tres de los cuatro lados, para guardar documentos, a la que incluso se le puso una correa para que pudiera colgarse del cuello.

Del Poema de Fernán González se localizaron quince versos grabados en una teja datada en el siglo XIV y que se halló entre las ruinas de la ermita de Santa Marina, en Villamartín de Sotoscueva (Burgos)  (Hernando Pérez, 1986; Velázquez, 2006)–.

Teja con los versos del Poema de Fernán González

Teja con los versos del Poema de Fernán González

El llamado pergamino Sharrer, localizado en 1990 en el Arquivo da Torre do Tombo (Lisboa) el cual contiene siete cantigas de amor compuestas por el rey Denís de Portugal (1261–1325) y la correspondiente notación musical, formaba parte de la encuadernación de un libro de registros notariales del siglo XVI.

Otro fragmento literario que se ha conservado por haber sido reutilizado para otros menesteres es un folio del Livro da montaria de João I de Portugal (1358–1433). Formaban parte de la encuadernación de un libro notarial que había en algún depósito documental de Monforte de Lemos y que su descubridor se llevó a su casa (Lorenzo, 2000, p. 13). Este fragmento era la única documentación que existía del manuscrito que en su momento se encontraba en el colegio de los jesuitas de Monforte de Lemos y que fue copiado en el siglo XVII por el bachiller Serrano de Paz y del que depende toda la tradición textual de esta obra (Abalo Buceta, 2008), recientemente (marzo 2014) se ha dado a conocer la aparición de nuevos fragmentos que se conservan en el Archivo Histórico de Lugo.

Otro caso curioso son los dos poemas, que se han titulado «Canto de alabanza a la creación» y «Alixandre, señor del mundo», que se localizaron durante las labores de restauración del monasterio de Santa María la Real de las Huelgas de Valladolid. En un resquicio de una pared de adobe se halló un trozo de papel, cuidadosamente doblado y protegido entre dos trozos de teja, escrito por ambas caras. El papel procede de un libro de cuentas, pero el anónimo poeta arrancó el tercio inferior de un bifolio (el fragmento mide 225 x 142 mm, si consideramos el texto de interés literario como la base para la descripción), el que más espacio en blanco tenía, y en el escribió esos dos poemas (de 120 y 40 versos respectivamente). Debido a las notas contables que contiene, se ha de datar en algún momento después de 1317 o 1323, sin que se pueda afinar más (Díaz Garretas, 2012). Para más detalles véase el post Poemas en una pared (marzo 2014).

Una vez localizados los testimonios, el editor debe obtener una reproducción de ellos. Lo más usual han sido los microfilmes de 35 mm, en blanco y negro, a veces positivos a veces negativos. En la actualidad, algunas bibliotecas ofrecen en versión electrónica esos mismos microfilmes mientras que otras facilitan imágenes digitales tomadas directamente de los testimonios. En este último caso lo usual es que sean a color y con resoluciones que van desde los 96 ppp (calidad para pantalla) a los 600 ppp (calidad para impresión), lo que puede tener una clara repercusión en el precio de la reproducción: cuanto mayor sea la resolución, tanto más cara será. Lo sorprendente es que algunas bibliotecas, que han iniciado un proceso de digitalización de sus fondos, en vez de ofrecer las reproducciones variando la densidad de puntos, lo que hacen es convertir las imágenes a blanco y negro. ¡Todo un avance tecnológico!

Hay muchos proyectos en la red que permiten acceder a los fondos manuscritos (e impresos), aunque no todos ellos están diseñados con el editor de textos como usuario final ni primordial, por lo que la oferta es muy variada en calidad (a veces imágenes ilegibles que solo sirven para hacerse una idea del manuscrito) y cantidad. Cabe mencionar, por sus magníficos fondos, la Biblioteca Digital Hispánica (BNE), Gallica (BNF), Europeana (EU), Early Manuscripts at Oxford Universitye-codices (Bibliothèque virtuelle des manuscrits en Suisse) y los muchos repositorios que universidades (por ejemplo el de la Universidad de Valladolid), bibliotecas y otras instituciones están poniendo en la red y que permiten acceder a sus fondos antiguos. Algunos ofrecen los textos tan solo como imágenes y que se han de ver con programas web difíciles de manejar; otros permiten bajarse las imágenes como ficheros JPG o como PDF, aunque en este último caso la calidad puede bajar drásticamente para permitir que viajen con facilidad por la red. En cualquier caso, son una magnífica ayuda para la edición. Recuérderse que en ningún caso ninguna reproducción debe sustituir el examen directo de los manuscritos.

Si lo que pretendemos editar críticamente no ha tenido la fortuna de hallarse en un repositorio digital, la obtención de las reproducciones puede ser una labor cansina y llevar demasiado tiempo a causa de las objeciones que algunas bibliotecas y archivos plantean (añádanse las complicadas vías de pago: algunas siguen usando el primitivo sistema del giro postal). Nos podemos encontrar con actitudes entre dos posibilidades diametralmente opuestas, con toda una colección de casos intermedios en los que se puede aprender mucho, tanto de crítica textual como de la naturaleza humana.

Cuando estaba preparando la edición del Libro de acetrería y montería de Juan Vallés, me encontré con el problema de que la Biblioteca Colombina no tenía deseo alguno de facilitarme un microfilme del manuscrito de esta obra (ms. 57-1-20). Gracias a los contactos personales pude hacerme con la reproducción.

Otro caso, desesperante, fue el de la Hispanic Society of America. Cuando comencé la recopilación de los manuscritos del Libro de la caza de las aves de Pero López de Ayala (hacia 1988), solicité a dicha institución neoyorquina un microfilme de cada uno de los manuscritos que tenían de esta obra (mss. B-2583 y B-2584). La respuesta fue que no podían facilitármelos porque tenía los derechos exclusivos de uso otro investigador. De nuevo,  los contactos personales fueron la clave y pude acceder a las películas. El colmo de los despropósitos fue cuando estuve tomando notas de dichos manuscritos (octubre de 1988): pretendían que dejara mis notas hasta que el Board of Trustees autorizara la reproducción de los manuscritos. En la actualidad todas estas dificultades han desaparecido y obtener reproducciones es bastante más sencillo.

Dentro de esta línea de poner trabas al investigador, también se puede incluir otra fundación norteamericana: la Rosenbach Museum and Library de Filadelfia, propietaria de uno de los manuscritos de la versión castellana del De regimine principum (ms. 482/2) de Gil de Roma. Durante cerca de dos años estuvimos tratando de conseguir una reproducción del manuscrito. Las respuestas iban de lo absurdo a lo increíble. Lo único que logramos fue que permitieran a un miembro del equipo de investigación que hiciera una descripción del manuscrito y tomara unas cuantas notas del contenido.

En el extremo contrario se encuentran varias bibliotecas repartidas por todo el mundo. Como contrapunto a lo anterior quiero recordar las facilidades ofrecidas por el museo del Colexio de Nostra Señora da Antiga en Monforte de Lemos (Lugo), la Fundación Casa de Alba (Madrid), el Musée de la Chasse et de la Nature de París, la Beinecke Rare Book and Manuscript Library (Yale University) o la Biblioteca Statale di Montevergine (Avellino, Italia). Allí todo fueron facilidades para tener acceso a los manuscritos que quería consultar y para obtener una reproducción. Algunos me permitieron tomar yo mismo fotografías de los manuscritos. Por eso conviene acudir a las bibliotecas equipados con una cámara fotográfica. Quizá permitan tomar fotos, quizá no. En mi última excursión filológica (septiembre 2012) me salvó el teléfono, mejor dicho, la cámara del teléfono.

Otra fuente de testimonios directos, a veces raros y muy escurridizos, son las casas de subastas que ponen a la venta algún que otro manuscrito o impreso de los que no se tenía noticia alguna, o que sacan a la luz ejemplares largamente perdidos. Hoy existe una interesante fuente de información sobre los manuscritos que aparecen en las casas de subasta británicas: la sección Manuscript News del Magdalen Iberian Medieval Studies Seminar (Oxford University), dirigida por los profesores Juan-Carlos Conde y David Hook.

Una de las primeras capturas por este sistema, y que nunca pensé que pudiera tener éxito, fue el manuscrito del Libro de la caza de las aves que había sido propiedad del bibliófilo francés Marcel Jeanson. Supe de este manuscrito por un artículo de la revista de caza Trofeo (18, n.° 204, mayo 1987, pág. 54) en el que se daba cuenta de lo vendido en febrero-marzo de 1987 por Sotheby’s de Mónaco. Escribí a Sotheby’s, quien remitió mi carta al comprador. Ahí comienza una grata sorpresa: el manuscrito había sido adquirido por un coleccionista español. El nuevo propietario se puso en contacto conmigo y me citó una mañana en sus oficinas, donde me dejaron el manuscrito para realizar la descripción y me facilitaron un microfilm del mismo, en un tamaño poco usual: 16 mm (Fradejas Rueda, 1989).

No siempre esta manera de abordar a los propietarios tiene todo el éxito deseado. En junio de 1986 recibí una llamada del marqués de Laula en la que me informó de que dos días después la casa de subastas Fernando Durán de Madrid ponía en venta un fragmento de un manuscrito del Libro de las aves de caza de Pero López de Ayala. Me hizo llegar un ejemplar del catálogo de la subasta con todos los datos, y en él había una diminuta fotografía de dos folios del fragmento. A duras penas pude transcribir los dos folios y vi que no se trataba del Libro de las aves de caza de Pero López de Ayala, sino de otro texto de cetrería. Me puse en contacto con la casa de subastas y sus responsables me pusieron en contacto con el comprador. Resultó ser un anticuario vizcaíno que me facilitó los folios 1r, 4v, 5r y 10v (los folios 3v y 4r estaban reproducidos en el catálogo de venta). Descubrí que no era lo que se decía que era ni de la época que era, sino que se trataba de un fragmento de la versión castellana del Livro de falcoaria de Pero Menino (siglo XIV) realizada por Gonzalo Rodríguez de Escobar a principios del siglo XV, y que, además, se trataba de un manuscrito que había sido robado de la Biblioteca Real en los años veinte del siglo XX. Este manuscrito volvió a ponerse en venta durante la primavera del año 2009. Ahí utilicé otra estrategia: visitar la casa de subastas donde pude describir el manuscrito y hacerme con una copia (Fradejas Rueda, 2011).

Bestiario de Juan de Austria, comienzo de la sección de cetrería

Bestiario de Juan de Austria,
comienzo de la sección de cetrería

Otro caso curioso es el de cómo llegué al conocimiento de otro testimonio del Libro de cetrería de Evangelista. Un día oí en la radio una entrevista con un padre agustino del Monasterio de La Vid acerca de los manuscritos que se conservaban en dicho cenobio y mencionó la existencia de un libro de cetrería. Tan pronto como pude, me puse en contacto con el padre bibliotecario. Me dijo que no tenía mayor interés, que era una mala copia (quiso decir estropeada) y que no era realmente un libro de cetrería sino un libro de animales. Meses más tarde recibí la llamada de una persona que quería que examinara unas reproducciones de un manuscrito que estaban preparando para publicarlo en facsímil. Fue a verme a la universidad y estuvimos viendo las fotocopias en color de un manuscrito. En cierto momento me mostró las ilustraciones de unos capítulos en los que se hablaba de las aves de cetrería. Mi sorpresa fue enorme cuando al leer el texto descubrí que se trataba de otra copia, totalmente desconocida para mí, de esa breve y divertidísima sátira de los libros de cetrería. Finalmente me dio los detalles de dónde se encontraba el manuscrito y pude comprobar que la información radiofónica que había oído era correcta, tan solo que en aquel momento los responsables del Monasterio de La Vid no querían que nadie viera al manuscrito. Pude acceder al texto, e incluso colaborar en la edición del facsímil. Se trata del llamado Bestiario de Juan de Austria.

Durante el año 2010 tuve acceso a dos manuscritos en sendas colecciones privadas. El primero contenía una copia del Libro de la caza de las aves de Pero López de Ayala y otra de los dos primeros libros del Libro de acetrería y montería de Juan Vallés. Su propietario quiso que evaluara y describiera el manuscrito. Esto me permitió hacer una descripción de primera mano y fotografiar el manuscrito por completo. Posteriormente este manuscrito pasó a manos de otro coleccionista y esto me llevó al segundo manuscrito del que tuve conocimiento ese año. Este también quería que lo describiera y evaluara y, para mi enorme sorpresa, me permitió llevármelo durante unos días a mi casa. Esto no es lo más usual, es más, es lo más extraño que me ha sucedido durante mi carrera investigadora. Ese nuevo manuscrito de Pero López de Ayala es una copia que abría una línea de investigación sumamente interesante ya que declaraba ser copia de un manuscrito que había habido en la catedral de Salamanca, el mismo tipo de declaración que presenta el ms. B-2584 de la Hispanic Society of America.

Trabajando en casa con un manuscrito de 1535

Trabajando en casa con un manuscrito de 1535

Con estas anécdotas tan solo quiero ilustrar que, por muy absurdo que pueda parecer, siempre suele ser beneficioso ponerse en contacto con las casas de subastas y los responsables de pequeñas bibliotecas y coleccionistas particulares. A veces se obtiene todo lo que se busca, a veces solo parcialmente, otras nada. Pero merece la pena invertir un poco de tiempo en perseguir los manuscritos. Esto no quiere decir que haya que estar esperando toda la vida para acceder a un manuscrito con el fin de hacer la edición. ¡No se puede luchar contra los elementos! Además, toda edición es susceptible de ser revisada en el futuro.

Esto me lleva a una cuestión práctica: la preparación de la visita a los lugares donde se conservan los manuscritos. Por lo general, no es práctico presentarse en la biblioteca o archivo en el que se atesora el códice que se quiere examinar sin previo aviso, asunto al que ya he dedicado un artículo.

Conseguidas las reproducciones, lo mejor es ampliarlas sobre papel; es mucho más fácil trabajar sobre copias de papel que con las lectoras de microfilme. Si la reproducción es digital (o digitalizada), es fácil trabajar directamente en el ordenador con un procesador de textos y un visor de imágenes. Se puede tener en la parte superior de la pantalla la reproducción y en la inferior el procesador de textos en el que se está transcribiendo (volveremos sobre la transcripción en un artículo).

Transcribiendo con un procesador de textos

Transcribiendo con un procesador de textos

Aunque hay programas maravillosos como Scrivener, que permiten tener todo dentro del mismo programa y trabajar con suma sencillez. Un programa muy interesante para la transcripción colaborativa de manuscritos es TPEN.


3 pensamientos en “Localización de los testimonios

  1. Pingback: Encuadernaciones y dobladillos | Crítica textual para Dummies

  2. Pingback: Poemas en una pared | Crítica textual para Dummies

  3. Pingback: Nuevos fragmentos del Livro da montaria | Crítica textual para Dummies

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *